Jun 24 2014

Los Miserables. Más que un musical, una leyenda. Teatro Cervantes.20/06/2014. Teatro Cervantes.

Con una estructura a caballo entre la ópera y el musical de Broadway, aprovecha lo mejor de cada género para pergeñar un espectáculo inolvidable

Texto: Miguel Ángel Barba | Fotos: Daniel Pérez y Fernando Tamarit (última foto) / TC

¿Más que un musical?

letra capitular VVaya por delante que, de un tiempo a esta parte, mi desafección por los musicales ha ido in crescendo. En parte por esa moda del "resurgir de los musicales", a toda costa y a cualquier precio. Con una ingente masa de "triunfitos", entre los que se hace difícil diferenciar un personaje de otro: calcamonías de una factoría de famoseo televisivo.

Pero desde el primer momento todo me decía que este iba a ser diferente. ¿"Más que un musical, una leyenda" como lo subtitulan?... Pues a ver si va a ser que sí.

Los Miserables. Más que un musical, una leyenda. Teatro Cervantes.Stage Entertainment nos acerca una producción que recrea la estrenada por Cameron Mackintosh en 2010 con motivo del 25 aniversario del musical, que estuvo hasta 2011 en el Teatro Lope de Vega de Madrid y posteriormente en Barcelona y que resurgió en 2013 recuperada para esta gran turné por 20 ciudades españolas que ahora recala en Málaga, con parte del elenco original y que estará hasta el 20 de julio, con nada más y nada menos que 37 funciones y 101 técnicos y artístas. Para no perdérselo.

La escenografía

La escenografía de Michael Ashcroft, recupera toda la grandiosidad y magnificencia de las grandes producciones alternada con los más íntimos y recatados momentos escénicos. La magnífica dirección escénica de Laurence Connor y James Powell, de una gran precisión en los grandes movimientos sobre las tablas, con escenas brillantemente ejecutadas como las barricadas donde por momentos la "masa de actores" parece estar ejerciendo de cuerpo de baile. La incorporación del juego digital entre proyecciones de dibujos originales de Víctor Hugo y mágicos aconteceres como la caída suicida de Javert al Sena, siendo engullido literalmente por la proyección, dan buena prueba de las sinergias especiales que fluyen entre el equipo técnico y el artístico. Impresionante sin duda. No se trata desde luego de fastuosos escenarios vacíos de talento como hemos vivido en otras ocasiones.

La partitura

La preciosista partitura de Claude-Michel Schönberg, redonda, bajo la batuta del paisano Arturo Díez Boscovich, un director capaz de educir de la obra de Schönberg todas las posibilidades tímbricas y todas las tesituras enmascaradas tras cada página pautada. De hacer que los músicos extraigan el mayor brillo a los metales o los terciopelos al flautín y que los desgarradores sonidos de un chello se transformen junto al contrabajo en la potente fuerza que las escenas corales requerían. Los apoyos del teclado son fundamentales también al tratarse de solo 15 músicos.

El libreto

Nicolás Martinelli. Los Miserables. Más que un musical, una leyenda. Teatro Cervantes.

La novela de Víctor Hugo se reconoce además perfectamente en las letras de Herbert Kretzmer, basadas en el libreto original de Boublil y Natel, en el que se  rescata la quintaesencia de las aventuras y desventuras de ese contrahéroe que es Jean Valjean, interpretado por un sobresaliente Nicolás Martinelli, tenor capaz de recorrer todo el arco sonoro que separa la dulzura de unos agudos pianos, de los contraltos en los punzantes ataques de ira, del desgarro de la voz en el llanto y la amargura hasta el puro grito. Delicado hasta la contundencia. Esa esencia de los grandes dramas, la épica, las odiseas de toda una vida, la persecución de los ideales, nunca mejor representados con todas sus contradicciones y variaciones por Ignasi Vidal, Javert, némesis y antíteseis de Valjean, probablemente la interpretación más impresionante, la más valorada y por lo tanto aplaudida. Un torrente de voz en escena capaz de ser encauzada en pequeños manantiales por un camaleónico Vidal. Fundamental en el montaje, sin lugar a dudas una de las columnas vertebrales del espectáculo. Al igual que una Elena Medina que, aun ostentando un papel de reducida duración, muestra todo lo que su voz y su forma de cantar pueden deparar.

El espectáculo

Sería largo resaltar los aspectos positivos de toda la nómina de buenos cantantes que conforman el elenco, fiel demostración de que en España también podemos hacer excelentes musicales (si nos alejamos de las mediocridades y se busca la excelencia y la optimización de los recursos). De hecho es difícil encontrar máculas. Pero no me resisto a expresar mi agradable descubrimiento ante una Lydia Fairén que sorprende en todas las facetas de una Eponine que juega siempre el triste rol de quien debe ocultar lo que siente para conseguir la felicidad de la persona a quien ama, incluido facilitar su relación con su casi hermanastra. También sería injusto no destacar aquellos aspectos que aportan al espectáculo ese toque de divertimento, lo ridículo, lo cómico, la opereta que nunca puede faltar en toda obra dramática por contraposición. Una pareja de aprovechados, advenedizos y patéticos personajes que ponen la nota tragicómica, los Thénardier: Armando Pita y Eva Diago logran ese contrapunto que no por cómico deja de ser triste.  La aportación malacitana al espectacular evento se redondea con la pequeña Eponine, que es seleccionada en cada ciudad, eligiéndose en Málaga a Charlotte Summers, Ariana Gil y Lua Bedia y Gavroche, el niño héroe que nunca puede faltar en toda épica que se precie, interpretado por un dinámico, extrovertido y dicharachero Sebastián Salas Manjón, Torremolinense de 11 años, al que no le tiemblan las piernas en importantes escenas.

Los Miserables. Más que un musical, una leyenda. Teatro Cervantes.

Las canciones

Canciones como Soñé una vida, Estrellas, Sale el sol, La canción del pueblo o el Epílogo probablemente sean de las más recordadas pero no hay que menospreciar otras composiciones que, sin tocar tanto la fibra del respetable constituyen una buena muestra de lo que debe ser una gran partitura.

Al salir del teatro, uno que es curioso por naturaleza, busca los ojos de la gente, se fija en sus gestos y comprueba que, como ya esperaba, vidriosos, algunos con lágrimas, muestran a las claras que estamos ante una monumental obra que no deja indiferente a nadie, emociona, ¡qué digo yo!, conmociona y consigue lo que siempre han pretendido estos grandes autores universales, tocar corazones y mentes, hacer vivir al lector/espectador esas vivencias que apasionan y mueven todos lo resortes de nuestros frágiles cuerpos.

Los Miserables es uno de esos espectáculos que todo el mundo debería ver al menos una vez en su vida, en una especie de peregrinación en la que todo el mundo pudiera comprobar como hay que hacer las cosas, todas: vestuario, iluminación, sonido, escenografía, elenco, coreografía, música, montaje, maquillaje, peluquería, producción, regiduría, utillería, maquinaria, proyecciones..., para lograr Más que un musical, una leyenda.


Los Miserables. Más que un musical, una leyenda. Teatro Cervantes.

Algunos datos sobre Los Miserables, para hacerse una idea de la grandiosidad del montaje:

11 tráileres han traído 90 toneladas de material hasta el Teatro Cervantes.
Se producen 30 cambios de escena en la primera parte y otras 30 en la segunda.
Cada función requiere unos 392 trajes completos compuestos por 1.782 artículos y 31 pelucas.
Hay aproximadamente 101 artistas y técnicos en cada función.


 

Pinchar para ver los últimos artículos del autor

Comentarios  

 
#1 GRANDIOSOVictoria Moyano 24-01-2018 21:42
Tuve la inmensa suerte de verlos en Granada hace unos 3 años y puedo decir sin caer en la exageración que es el mejor espectáculo que he visto nunca.
Desde la puesta en escena, el vestuario, los efectos, esos grandísimos artistas, la orquesta...TODO.
No tengo palabras para describir lo que me hicieron sentir y lo que siento cada vez que los veo en internet para recordarlo.

Ojalá algún día vuelvan a las barricadas, porque es algo que todo el mundo debería ver y experimentar, al menos, una vez en su vida.

GRACIAS POR HACERNOS SENTIR TANTO.
Citar | Reportar al moderador
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Música - Musical

CLS idiomas

Suscríbete al boletín electrónico de Aforo Libre

Lo próximo de Clásica, Lírica y Musicales

02 Mar 15 Mar
17 Mar 22 Mar

una mirada diferente a través de nuestros fotógrafos

 

Agenda de espectáculos

Último mes Febrero 2018 Mes siguiente
L M X J V S D
week 5 1 2 3 4
week 6 5 6 7 8 9 10 11
week 7 12 13 14 15 16 17 18
week 8 19 20 21 22 23 24 25
week 9 26 27 28

Nos patrocina

CLS idiomasAcademia Johana Smith

Próximos espectáculos-actividades

Bel Canto - Mie 21 de Feb a las 20:00 - Teatro Echegaray
Mäbu - Jue 22 de Feb a las 21:00 - La Cochera Cabaret
La botella vacia - Vie 23 de Feb a las 21:00 - La Cochera Cabaret
Ocho apellidos andaluces - Vie 23 de Feb a las 23:00 - La Cochera Cabaret
OFF Sala Joaquin Eléjar - Sab 24 de Feb a las 00:00 - Sala Joaquín Eléjar
Bel Canto - Sab 24 de Feb a las 13:00 - Teatro Echegaray
Colores - Sab 24 de Feb a las 18:30 - Teatro Cánovas / Sala Gades
II Festival de Flamenco de Invierno - Sab 24 de Feb a las 20:30 - Auditorio Edgar Neville
Paula Rojo - Sab 24 de Feb a las 21:00 - La Cochera Cabaret
Clown sin tierra - Dom 25 de Feb a las 11:00 - Teatro Echegaray
Colores - Dom 25 de Feb a las 12:00 - Teatro Cánovas / Sala Gades
Caperucita Roja - Dom 25 de Feb a las 12:00 - La Cochera Cabaret

Exposiciones de arte temporales

El Blobterre de Matali Crasset - Centre Pompidou Málaga
Las Utopías Modernas - Centre Pompidou Málaga
Nacerán Nuevas Auroras - Museum Jorge Rando
Juan Gris, María Blanchard y los cubismos (1916-1927) - Museo Carmen Thyssen
Nacerán Nuevas Auroras - Museum Jorge Rando
El Blobterre de Matali Crasset - Centre Pompidou Málaga
Las Utopías Modernas - Centre Pompidou Málaga
Juan Gris, María Blanchard y los cubismos (1916-1927) - Museo Carmen Thyssen
Nacerán Nuevas Auroras - Museum Jorge Rando

Publicitarse en Aforo Libre

Tenemos 137 invitados conectado(s)