Feb 3 2022

Antígona, El Desván Producciones, 39 Festival de Teatro de Málaga,01/02/2022. 39 Festival de Teatro de Málaga. Teatro Cervantes.

Texto: Carmen Titos | Fotografías: Promocionales

La tragedia de Sófocles actualizada y dirigida por David Gaitán emociona en el Festival de Teatro de Málaga

Son pocas las ocasiones en las que asistimos a una obra y comprobamos que absolutamente todos sus elementos (texto, dirección, interpretación, indumentaria, diseño de luces, espacio escénico y sonoro) se confabulan para configurar el espectáculo total y alcanzar altas cotas de perfección para goce del público. Este es el caso de Antígona, un trabajo brillante que conmueve, remueve y zarandea (“toda ficción debe incomodar”).

Antígona, El Desván Producciones, 39 Festival de Teatro de Málaga,No es habitual presenciar una obra íntegra en la que nada falta y nada falla, estamos habituados a consumir productos culturales y a conformarnos con discretas satisfacciones que se digieren rápidamente al salir de la sala. No es común experimentar una catarsis como la que pudieron vivir los primeros espectadores de teatro, aquellos que llegaban al clímax exaltados y confusos entre realidad y ficción. Antígona de David Gaitán logra despertar la emoción ante la fatalidad de la heroína, con su desdicha y con el debate dialéctico profundo y chispeante con el rey Creonte, con Ismene, con Hemón y con Sabiduría, así como con la participación del coro de tebanos, el montaje alcanza puntos culminantes de magia en la sala.  

Sobre la tragedia de Sófocles


Tras la muerte de Edipo, Eteocles y Polinices son condenados por su padre a alternarse el trono de Tebas. Eteocles se perpetúa en el trono y Polinices le declara la guerra. Ambos hermanos mueren uno en manos de otro en la batalla. Creonte se instaura en el trono y prohíbe el enterramiento de Polinices por considerarlo enemigo de Tebas, su cadáver deberá ser expuesto a perros y cuervos en las afueras de Tebas. Sin los ritos fúnebres, el alma de los griegos estaba condenada a vagar sin ser admitida en el Hades. Antígona, a pesar de las advertencias de Creonte y de la voluntad de sus allegados (Hemón, Ismene) de disuadirla, desobedece la orden real y entierra a su hermano. El castigo por desobediencia será ser apedreada hasta la muerte si no se arrepiente de su acto.

La dramaturgia

David Gaitán escribió su Antígona, sobre el original de Sófocles, a raíz de un oscuro hecho: la desaparición de 43 estudiantes sospechosamente por el gobierno mexicano. Las salidas de las familias en la búsqueda de los cadáveres para darles sepultura hacía que el mito clásico perviviera. Su obra, a partir de dicho germen, comienza en el juicio y debate sobre la condena de la heroína, tras la batalla de Tebas y el enterramiento de Polinices. Gaitán cuestiona la democracia representativa con una dramaturgia que renueva los grandes temas que se abordaron en el siglo V a.C. y que continúan vigentes. Los personajes entablan un profundo debate sobre la libertad y el poder, la autenticidad o la obediencia. El vigilante finalmente reflexiona en su monólogo sobre la idoneidad de un pueblo satisfecho que acepte a su gobierno libremente y no a través el sometimiento.   

Antígona, El Desván Producciones, 39 Festival de Teatro de Málaga,El mito de Antígona

Antígona representa valores eternos: la rebeldía frente a la conformidad, la ética sobre la pasividad, la autenticidad frente al miedo. La heroína encarna la perseverancia y obstinación (se refieren a ella como terca) para mantenerse del lado de la causa justa. La obra presenta todas las situaciones que dan lugar a los conflictos dramáticos: la mujer frente al hombre, la juventud frente a la vejez, la libertad frente a la tiranía, lo individual frente a lo social, la vida frente a la muerte, los humanos frente a los dioses. El texto clásico, universal y atemporal, ha persistido en las artes escénicas (Bertolt Brecht, Carl Orff, María Zambrano, Slavoj Žižek, entre otros tantos), y también conecta con nuestra sociedad actual.

La interpretación y la puesta en escena


A pesar de tratarse de la adaptación de un texto clásico, carece de afectación o grandilocuencia. La actualización es increíblemente fluida y moderna; respetando la esencia del libreto original, las referencias al pensamiento del siglo XXI se inmiscuyen en el discurrir de los personajes. Fernando Cayo en su papel del tirano Creonte resulta chispeante, cómico y cruel, lleno de dobleces y matices; Irene Arcos encarna a la perfección las características que esperamos encontrar en Antígona: inteligencia, profundidad y un rictus imperturbable y a su vez profundamente humano. Los personajes secundarios (Clara Sanchis, Isabel Moreno, Domingo Cruz y Antonio Sansano) completan magníficamente el reparto con pertinentes variaciones reflexivas y un arco de estímulos y réplicas de gran riqueza.

Merecen atención la idónea indumentaria atemporal y la escenografía contemporánea transformable  con el elocuente uso de las rampas. Los personajes se desenvuelven completamente integrados en el espacio visual. Todo ello indica que se trata de un trabajo pulido, detallado y disfrutado en los ensayos, bajo un dirección precisa y certera. En definitiva, se trata de un espectáculo global que, por su compromiso, integridad, arrojo y precisión, provoca la máxima emoción.

Antígona, El Desván Producciones, 39 Festival de Teatro de Málaga,


Antígona

El Desván Producciones

Dramaturgia y dirección David Gaitán sobre el original de Sófocles

Con Irene Arcos, Fernando Cayo, Clara Sanchis, Isabel Moreno, Domingo Cruz y Antonio Sansano

Una coproducción del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, El Desván Producciones y

Teatro Español, con la colaboración de la Embajada de México

1.45 h (s/i)
www.eldesvanteatro.es


 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Teatro y danza - Teatro

una mirada diferente a través de nuestros fotógrafos

 

Videosaludos

Juan Echanove

Nos patrocina


Academia Johana Smith

Exposiciones de arte temporales

Y además, en Aforo Libre

Publicitarse en Aforo Libre

Tenemos 397 invitados y 1 miembro conectado(s)