Feb 26 2023

Teatro echegaray, factoría echegaray, del fondo del río

25/02/2023 Teatro Echegaray, Málaga | Factoría Echegaray

Texto: Antonio Zafra | Fotos: TE/ Factoría Echegaray / Daniel Pérez

Del fondo del río, la nueva producción de Factoría Echegaray. Una obra de teatro poética sobre la creación, la maternidad, los demonios propios, las estrellas y que dice cosas como que "si el río suena, piedras lleva".

El otro día me encuentro una película que está disponible en Rtve-play que es un canto de amor (si me permiten la cursilería manida) al teatro. Se titula en español Cartas a Roxanne, por la trama de Cyrano, y el título original es Edmond, por el nombre del dramaturgo. Pues fantasea  la película con el proceso de escritura, ensayos y estreno de Cyrano de Bergerac, el 27 de diciembre de 1897 en el teatro La Porte Saint-Martin por el poeta y dramaturgo Edmond Rostand con el mejor actor francés de su época Constant Coquelín gracias a que los presentó la diva Sara Bernhardt.  Edmund es un poeta que no sabe escribir teatro en prosa o está convencidísimo de eso. Es la época del naturalismo y realismo de Chejov, Ibesen, Echegaray, Strindberg o de un Feydau famoso por sus farsas y que hace las veces de archienemigo en la trama. Vamos,  de un teatro en que los éxitos no son de lo suyo (neorromántico y en verso). Después de dos años de sequía le sale este encargo para Coquelín y crea una de las obras más grandes del teatro en francés.Teatro echegaray, factoría echegaray, del fondo del río

Edmond era poético, mucho, claro, erar poeta; pero al público, anteriormente, le resultaba aburrido e indiferente. Sara Bernhardt lo adoraba, le encantaba sus obras, pero venían siendo fracasos de taquilla. Y entonces, sin mucha fe, estrenan Cyrano, que supone un éxito grandioso, veinte minutos de aplausos en el estreno, una Legión de Honor para Edmond, y un papel para Coquelín recurrente en el resto de su vida. La película es una maravilla, véanla, si quieren.

Viene esto al caso por asociaciones de ideas, que luego desarrollo, al ver Del fondo del rio: una obra desconcertante para el espectador que juega con los equívocos, con un lenguaje poético y con una trama que se podría resolver en pocas hojas y que no resulta así porque de lo que se trata es de crear ambientes, de jugar con ideas e imágenes. Y a lo mejor no habla más claro porque “hay ropa tendida”. Lo que sí está claro es que la poesía en teatro es necesaria, llega donde no llega la prosa porque hay sentimientos hondos y difíciles de describir en prosa y es cuando hay que ser poético para alcanzarlos. Aquel “Que yo no tengo la culpa, que la culpa es de la tierra y de ese olor que te sale de los pechos y de las trenzas” de Lorca se podía haber sustituido por “Es que soy andaluz y tengo un secuestro emocional por tus feromonas” pero… A que no, ¿verdad?

¿Y qué pasa en Del Fondo del río?

Teatro echegaray, factoría echegaray, del fondo del ríoPues la obra trata del proceso creativo de una escritora que al ser madre de niños en la época más difícil y, digamos, esclava para una madre: la de que dependen de ella para comer, beber, hacer de vientre, comprender el mundo y para sentir el amor de madre que tanto les hace falta para su educación emocional… Pero esta señora necesita tiempo para crear. Acude otra señora, una nanny; no es ni Mary Poppins, ni La Niñera Mágica, pero al igual que éstas no tenemos claro que sea un mortal, y le ayuda a crear asistiendo a los infantes mientras ella se aísla para escribir y consumir alcohol y pastillas para dominar sus demonios. Asistimos durante poco más de una hora a un despliegue de ideas e imágenes: la maternidad, la creación, las estrellas, el río, el miedo, brujas, los puñeteros demonios… Hasta alcanzar el final: se ha creado el cuento. Y resulta ser de un lenguaje poético/infantil inventado, cercano al correcto castellano; que se sigue, se entiende, pero está en el límite, al filo de la navaja, entre la genialidad y la tomadura de pelo. O ¿acaso no piensan muchos que las obras abstractas de Picasso, algunas, eran una tomadura de pelo? Y eso creo que es parte de su genialidad, claro.

La escenografía va de lo sencillo a lo precioso según avanza la función. La luz muy adecuada, la ambientación sonora, a veces molesta, redunda en el concepto del caos, de las trabas para crear, de la obra. Las actrices saben perfectamente lo que están haciendo, se entregan a sus personajes con emoción y soportan penurias como mojarse con agua fría, ir descalzas, hacer desnudos…  Lágrimas y emoción en sus voces y en sus rostros… Pero no vi al público tan emocionado. La dramaturga y directora creo, estoy convencido, que también sabe perfectamente de lo que habla y lo que está haciendo. Viene de trabajar con La Zaranda, ojo, un respeto. Pues en los encuentros con la Escuela de Espectadores donde se estudia el texto, se ven los ensayos e incluso tienen unas intervenciones en televisión local (que es lo que he visto yo)… Pues con todo este trabajo sobre el montaje y con la directora, cuentan en televisión que los que han leído el texto y han asistido a sus charlas comprenden y les gusta este trabajo. Por otro lado, en la página web del Echegaray, cuelgan varios textos de la autora para intentar que los espectadores que acudan vengan sobre aviso o que comprendan mejor la función al terminar.

¿Qué quiero decir con todo esto?Teatro echegaray, factoría echegaray, del fondo del río

Pues, miren, que yo no me enteré de nada en el momento de verla, si algo había, más allá, que entender, que se me escapara. Y estaba en segunda fila, oía los textos perfectamente y veía las lágrimas con nitidez. Estaba esperando que pasara algo, alguna acción o un giro de la trama y no llegaba, o no lo vi y  al cabo se declama el cuento: es el final y tocan los aplausos. Un espectador dio una palmada antes de tiempo, sólo una, y se cortó, esperamos todos el apagón largo sin atrevernos a aplaudir (vuelvo a caer en el fallo de que el cronista se incluya como espectador, perdón) finalmente con oscuro total, aplaudimos todos (y dale, mi editor jefe un día me cuelga). Saludaron dos veces, temblando las actrices embargadas por el esfuerzo y la emoción.

Yo no comprendí desde mi asiento o no supe dejarme llevar por la poética de  Del fondo del río, no me conmovió. Luego me puse a buscar, a ver y a leer, para intentar comprender… Sí tuve claro y alabo el esfuerzo, el trabajo, la puesta en escena. Así que ¿qué les puedo decir? ¿Que el teatro poético es difícil para el público? Eso ya se sabía, que se levante Edmond Rostand de la tumba y cuente. Y a la Bernhardt le encantaba el autor, era fan, fan de poster. ¿Qué puede haber poesía y puede ser emocionante para el público además de para el reparto y resto del equipo? Pues seguramente. ¿Qué si lees el texto o te acercas de otra manera, además de ver la obra, te llega? Hay pruebas de ello ¿Qué la autora está a un paso de crear una obra sublime que la encumbre y le den una legión de honor o su equivalente patrio? Pues honestamente me encantaría, sí, lo pienso, ojalá. Cuando se encuentra la comunión del público y crítica con tu mundo es cuando te haces universal o eso me parece. ¿Qué el montaje es malo? De ninguna manera, no me atrevería, digo que es “difícil”.

¿La recomiendo? Teatro echegaray, factoría echegaray, del fondo del ríoPues miren, sí. Yo iba con la información por comentarios entre teatreros: o de que estaba muy  bien o que era literalmente un pestiño (“pestiño” que transcribo e, insisto, no comparto). Yo salí pensando que era un “trabajazo”, difícil de entender, pero “trabajazo”.
Véanla si se la encuentran y saquen sus propias conclusiones y, por favor, que no sean estas, que sean otras, por supuesto. Deseo que les conmueva y les llegue. Y ojalá también encuentren ustedes a los que les ha llegado y la han entendido, que los hay, y les cuenten. Pues eso.

 


Del fondo del río

Texto, dramaturgia y dirección Iosune Onraita
Asistencia de dirección Florencia Mirza

Teatro echegaray, factoría echegaray, del fondo del río

Interpretación

Ana Sañiz [Ella]
Sofía Barco [Amanda]
Voces niños Nahia Fito, Noa Fito y Susana González
Escenografía Marina Calvo
Realización de escenografía Hernán Baigorria
Iluminación Pablo Lomba
Música original Sabina Martins
Espacio sonoro Ricardo López
Maquillaje y peluquería Katy Navarro


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Teatro y danza - Teatro

una mirada diferente a través de nuestros fotógrafos

 

Videosaludos

Juan Echanove

Nos patrocina


Academia Johana Smith

Turismo Sostenible

Asociación Almijara

Exposiciones de arte temporales

Y además, en Aforo Libre

Publicitarse en Aforo Libre

Tenemos 280 invitados conectado(s)