Abr 4 2023

Pedro Olalla, Iglesia medieval de Casarabonela, Auto Sacramental,02/04/2023. Iglesia de Casarabonela

Texto: Rosa Parra / Fotos: Web de La Pasión de Casarabonela

Exquisitez, elegancia, calidad artística y esteticismo a partes iguales.

Tras la expectación de un año esperando que llegue la Semana Santa para volver a ver el tradicional espectáculo que dirige Pedro Olalla y en el que se implica cada año todo el pueblo de Casarabonela con su Ayuntamiento a la cabeza, al fin se estrenó el domingo de Ramos el auto sacramental sobre La Pasión de Cristo. No solo no defraudó, sino que, como siempre, superó las expectativas.

Pedro Olalla, Iglesia medieval de Casarabonela, Auto Sacramental,Exquisitez y elegancia, calidad artística y esteticismo. Una estética depurada por el estilo personalísimo de su director y realizador, Pedro Olalla, Una puesta en escena muy cuidada y milimétrica, que sin embargo no chirria con la credibilidad y la honestidad del mensaje que transmite. Muy al contrario, acentúa la crudeza del sufrimiento de Cristo y no nos ahorra detalles de su crucifixión. El tempo tan medido en gestualidad y texto y la experta dirección de los actores y actrices que sustentan la obra con profesionalidad, en lugar de ser evidente se convierte en una herramienta invisible que ayuda al montaje y parece que lo envuelve de espontaneidad y frescura. Cuando está todo tan medido que no lo percibe el espectador es cuando estamos hablando de ARTE con mayúsculas. Emociona como si fuera la primera vez que estrenan, como si fuera la primera vez que nos enteramos que Jesús murió en la cruz delatado por uno de sus íntimos amigos, acusado de terribles delitos que no cometió, y desamparado por la autoridad que mira para otro lado. Un crimen de conveniencia política que trasciende su época y se cuela en la nuestra y nos enseña que el mal sigue presente y provoca no solo crímenes individuales, también masacres colectivas y guerras ilógicas.

Desde que el público entra en la iglesia lo envuelve una atmósfera densa, sacramental, que va involucrando todos sus sentidos: con la penumbra en que se desarrollan las escenas, con el olor a incienso que te atraviesa el olfato, con los golpes  que pausan y marcan el tempo del avance de la obra. Con los estridentes y continuos sonidos de construcción del patíbulo (en el Monte Gólgota) que hablan más directo al corazón que las palabras y que marcan los silencios de los intérpretes. El escenario se va construyendo y deconstruyendo por medio de los propios actores y figurinistas que no evitan  el sonido propio de una edificación y que te eriza la piel porque sabes que esos sonidos te van conduciendo a un desenlace fatal, que por sabido no es menos doloroso y que ha atravesado los tiempos perpetuándose mediante la tradición religiosa que en España se eleva a espectáculo  callejero. En esta iglesia del siglo XVI el ceremonial invade el espacio. Todo es tratado como un rito, cada gesto, cada movimiento, cada palabra, está investido de un ritual litúrgico, ceremonioso, ancestral para conseguir la solemnidad que los hechos narrado merecen.

Pedro Olalla, Iglesia medieval de Casarabonela, Auto Sacramental,Olalla, con una sabiduría singular que lo acerca a la interpretación de los textos sagrados mediante una capacidad estética que trasciende la belleza para mostrarnos la crudeza .Olalla además de esta sabiduría propia que le permite acercarse a la interpretación de los textos sagrados, posee también la sensibilidad humana de retratar actos y no a personas concretas, haciéndolos universales, posee la capacidad artística que eleva la calidad de lo que dirige, y finalmente posee el  liderazgo que aglutina e inspira para hacer posible que un grupo de personas se comprometan con unos ensayos que levantan el espectáculo y lo sostienen a través los años. Su intuición le lleva a conseguir mediante los efectos especiales y la música en directo conectar con el/espectador/a. Tanto el coro que presta su voz a cantatas medievales como el cantaor Bonela que interpreta una saeta tan sentida que desgarra el alma, facilitan la transición por los diferentes estados de ánimo que van asaltando al público abonando un ambiente sobrecogedor in crescendo que culmina con la catarsis final de la resurrección.

No se hace espóiler del contenido de un auto sacramental porque es de todos conocidos y el  director no cambia el desenlace, cumple escrupulosamente con todo lo que cuentan los evangelistas que aconteció,  pero si  describimos como ha tejido la historia de forma  audiovisual y artística, sí desvelamos el secreto de La Pasión de Casarabonela. El corazón del espectáculo y lo que hace que permanezca año tras año repitiendo la misma historia contada de forma coral y magnífica, íntima y a la vez espectacular, es la maestría de la dirección escénica  de Pedro Olalla.... y la interpretación contenida de los intérpretes.

Pedro Olalla, Iglesia medieval de Casarabonela, Auto Sacramental,No quiero terminar sin resaltar los sorpresivos efectos especiales tan sobrecogedores, esas túnicas que tal y como las llevan y las pliegan simbolizan auténticas mortajas que nos recuerdan la inminencia de la muerte y la eternidad de la misma, la arcilla seca en la cara nos recuerda que barro somos y en barro nos convertiremos, la cercanía de las procesiones en vivo que circulan como cuadros vivientes por los pasillos de la iglesia nos involucran en la escena convirtiéndonos en cómplices de los trágicos sucesos. La incorporación al espacio escénico de la imaginería religiosa, tanto pictórica como escultórica, ayuda a recrear escenas archiconocidas y no por ello menos impactantes y que hasta moldea el cuerpo de los intérpretes como si de una escultura dinámica se tratase. Todo ello produce en el público una extraña sensación que prevalece después de terminar el espectáculo. Una emoción que provoca el cuestionamiento intelectual y te lleva a replantearte aspectos dolorosos e inquietantes de la maldad humana, y como esta ancla la perversidad en este mundo. y a pesar de todo lo anterior la historia termina como terminó en los evangelios, pero traducida a una manera tan lírica y hermosa, a la vez que espectacular, que nos regala la esperanza hecha realidad de la resurrección de Cristo.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Teatro y danza - Teatro

una mirada diferente a través de nuestros fotógrafos

 

Videosaludos

Juan Echanove

Nos patrocina


Academia Johana Smith

Turismo Sostenible

Asociación Almijara

Exposiciones de arte temporales

Y además, en Aforo Libre

Publicitarse en Aforo Libre

Tenemos 368 invitados conectado(s)